Day: August 4, 2020

Conservación de semillasConservación de semillas

Las semillas son un óvulo maduro por el cual nacen nuevas plantas, también se conocen como pepitas o simientes. Son uno de los principales recursos de la agricultura que pueden servir para el manejo de plantas, para la reforestación de las poblaciones hacia su medio. Su función es perpetuar la especie dando vida a una planta idéntica a las consecuentes anteriores que la misma. Además, las semillas constituyen a un enorme potencial en la conservación y manejo de los recursos naturales, siendo un campo con expectativas realmente grandes.

Fuente: https://elhorticultor.org/por-cuanto-tiempo-puedo-guardar-las-semillas-lista-de-variedades/

Como ya he mencionado, las semillas son un elemento crucial en la agricultura por las siguientes razones:

  • Son un consumo imprescindible.
  • Es un vehículo con potencial genético que hace posible la obtención de altos rendimientos.
  • Satisface las necesidades vitales como la abundancia de alimentos, de esta manera constituyendo a una unidad de supervivencia.

Para mantener una buena calidad de un producto debe tener un conjunto de características que el consumidor debe evaluar para sentirse satisfecho y que vayan acorde con sus prioridades y/o necesidades específicas. En el contexto de la semilla la calidad puede subdividirse en cuatro calidades básicas: genética, sanitaria, física y fisiológica. La presencia de las cuatro calidades esenciales en óptimas condiciones permite que la semilla esté en su máxima calidad integral.

Calidad genética

Consiste en que las plantas provenientes de semillas de una misma variedad presentan las mismas características (uniformidad).

Calidad sanitaria

Trata que la semilla no porte en sí mismo algún tipo de enfermedad. Es decir, para que la semilla no sea una portadora de agentes patógenos causantes de enfermedades trasmisibles. Es sumamente importante saber que los daños provenientes de la asociación de patógenos con la semilla no se limitan sólo a pérdidas directas de la población de plantas en el campo, sino que conllevan una serie de implicancias que pueden llevar a daños irreversibles de todo un sistema agrícola.

Calidad física

Esta se refiere a la apariencia general de la semilla, característica a conceptos como tamaño, brillo, forma, etc. Cuando tenemos en cuenta la calidad física podemos evitar la diseminación de enfermedades, insectos y malezas.

Calidad fisiológica

La calidad fisiológica de una semilla consta en abarca la suma de todas las propiedades o características, las cuales determinan el potencial del comportamiento y el establecimiento del cultivo. Desde el inicio de la agricultura, el almacenamiento de semillas ha sido una práctica habitual de los agricultores, ya sea para su siembra o para su uso como alimento.

Las semillas desecadas se almacenan en recipientes herméticos en cámaras a bajas temperaturas. Sin embargo, dado que no todas las semillas son capaces de resistencia a la desecación, se distinguen dos grandes grupos

  • Las semillas ortodoxas: Este grupo se refiere a aquellas semillas que se conservan viables incluso después de su desecación. Se recomienda la desecación de las semillas a 15 °C y 10-15% de humedad relativa, hasta alcanzar un contenido de humedad entre el 4-7%, introducción de las semillas en recipientes herméticos y la conservación de las semillas en cámaras de temperaturas de -18°C.
  • Las semillas recalcitrantes: Este grupo pertenece a las semillas que pierden rápidamente su viabilidad al ser desecadas. La dificultad de estas semillas consiste en que son muy sensibles a la desecación, en los que se tengan en cuenta: periodos de conservación limitados (menores de 10 años), conservación en condiciones de elevada humedad relativa y la utilización de sistemas de conservación alternativos, como la conservación de las semillas a temperaturas por debajo de -130 °C.
Fuente: https://elholandespicante.com/plantas/chiles-y-ajies/como-guardar-semillas-de-chile-para-cultivarlas-de-nuevo/

Los consejos para poder conservar tus semillas desde tu propio hogar son los siguientes:

  • Las semillas que desees conservar deben tener una mínima cantidad de humedad.
  • Guardar en un recipiente hermético para evitar que estas se vuelvan a humedecer.
  • El lugar de conservación debe estar totalmente seco.
  • El refrigerador es un lugar ideal para reposar ahí tus semillas.
  • Colocar en el recipiente notas acerca de la fecha que se colocó en este estado, especie de semilla y origen.
  • Cuando saques tus semillas debes secarlas con papel de cocina.
¿Y tú, qué recomiendas para conservar semillas? Compartelo en los comentarios.